Robo de combustible: Un desafío endémico a nivel mundial

Sabe que dejar un camión en un ambiente no controlado, sin protección o en un patio los expone a los elementos criminales interesados en un robo fácil? Ha considerado que los conductores pueden con regularidad por medio de un sifón extraer pequeñas cantidades de combustible de los vehículos con el fin de complementar su ingreso? El hurto de combustible sucede tanto en tiempos de bonanza económica como durante las recesiones y puede ocurrir dentro de sus instalaciones o en el camino.

 

El combustible es una materia prima que se utiliza en nuestra vida diaria. Es un producto altamente deseado por ladrones y puede ser para consumo personal o como fuente de moneda liquida a cambio de alimento, dinero, productos fungibles o favores personales.

Las compañías con pequeñas flotas, operadores dueños de su vehículo, contratistas, granjas con tractores y edificios con generadores son ejemplos de clientes dispuestos a comprar combustible a menor precio. Esto se conoce como un crimen inofensivo donde la evidencia no se diferencia de aquellos que compraron en lugares legítimos y se consume sin dejar rastro.

Si usted tiene una flota y piensa que no tiene un problema de robo de combustible – ¡piénselo de nuevo!

Los métodos más comunes de hurto consisten en sustraer pequeñas cantidades de combustible de 20 a 30 litros cada vez. Una cantidad que es fácil de llevar y difícil de detectar, al considerar la capacidad del tanque de combustible de un camión, esto puede representar una pérdida de 8% a 20% por incidente. Existen al menos otros 20 factores que pueden afectar el consumo de combustible con una variación +/- del 20%, lo que hace la sustracción de combustible varias veces a la semana un crimen que no es fácil de darse cuenta y por lo general, no lo detectan los administradores de flota. Si usted maneja una flota de 20 vehículos y la sustracción de combustible ocurre una vez a la semana, al precio actual del diésel de U$0.62 por litro, pueden estar perdiendo U$12,896 a U$19,344 por año.

Antes de encontrar soluciones para minimizar las pérdidas que genera el robo de combustible, hagan las matemáticas. Usted conoce las métricas de sus vehículos? Cuantificar la data y el desempeño de su flota por medio de rastreo, monitoreo y evaluación de desempeño de los vehículos ayudará a tomar mejores decisiones. Con este punto de referencia usted determinará si el bajo rendimiento es el resultado de falta de mantenimiento, conducción agresiva, hurto, edad del vehículo, etc.

La mayoría de los hurtos de combustible son un robo de conveniencia.

Este también es un crimen que perpetran individuos quienes están en busca de una presa fácil. Ellos buscan camiones sin o con poco control y protección. Ellos pueden cometer su crimen en corto tiempo como el que se necesita para comprar una soda. Es un crimen cometido por completos extraños o por alguien de su planilla. La facilidad del crimen lo hace parecer como un acto inofensivo con poca o ninguna consecuencia y repetible.

Russell Flowler, Presidente y CEO de FuelDefend Global Limited afirma “El hurto de combustible es un problema endémico a nivel mundial y la implementación de prácticas de control de combustible efectivas que incluyan vigilancia y herramientas de seguridad tales como los aparatos anti-sifón son esenciales por ser costeable, y como primera línea de disuasión para evitar el hurto a toda clase de vehículos y máquinas.”

Implementar soluciones simples

Considere implementar soluciones simples para reducir el robo de conveniencia. Por consiguiente, lo más probable es que su problema de hurto de combustibles reducirá en más del 70%.

• Utilice tapas del tanque de combustible que se cierren con llave o candados para proveer un nivel de seguridad que ayude a evitar a aquellos sin llave, acceso al tanque.
• Utilice sellos indicativos con números en secuencia para brindar un nivel de control para saber cuando alguien tiene acceso el tanque de combustible.
• Instalar aparatos anti-sifones para hacer más difícil y prevenir la extracción de combustible cuando la tapa del tanque no esta puesta.
• Emplear prácticas defensivas al estacionarse. Siempre estacionar en áreas con circulación de tráfico y alejarse de callejones o caminos aislados. Estacionarse en un área donde usted y el público en general puede ver el vehículo en todo momento. Si ninguna es una opción viable, estaciónese de forma que el tanque de combustible no sea fácilmente accesible.
• Instruya a sus conductores que siempre se fijen en la aguja del combustible en el tablero, en qué posición está cada vez que salga y entre del vehículo. Si encuentra una diferencia, reporte inmediatamente y tome en cuenta los alrededores.
• Un camión en movimiento es un camión seguro. Mientras más tiempo está el vehículo sin moverse y mientras más paradas realice, mayor ás el riesgo del hurto de combustible y carga.
• Si el ladrón es un empleado, reaccione rápidamente e imponga sanciones inmediatamente.

Controles necesarios para detener al ladrón sofisticado

En el proceso de cerrar las escapatorias por donde se produce el robo de combustible por conveniencia, otros métodos de explotación más sofisticados se pueden llevar a cabo. Usualmente los delincuentes toman el camino de menor resistencia antes de utilizar tácticas más sofisticadas. El infractor estudiará y evaluará las debilidades de la organización, los recursos y procesos. Como resultado, ellos sabrán como explotar las vulnerabilidades para su máxima ganancia y por el mayor tiempo posible. Estas tácticas son una subcategoría del robo de combustible.

• Inspeccione la superficie del tanque de combustible por marcas o actividades inusuales. Tanques sucios con partes limpias puede indicar manipulación del mismo.
• Marcas de taladro, tapón en áreas inusuales y soldaduras no conocidas requieren más investigación.
• Verifique que todos los componentes roscados como válvulas, herrajes, los tapones de drenaje, sensor del medidor de gas, conductos de ventilación, etc., estén ajustados y sin alteración. Revise que las mangueras de combustible no estén cortadas, alteradas o remplazadas. Revise que las abrazaderas de las mangueras no han sido objeto de manipulación.
• Verifique que el filtro de combustible no ha sido removido.
• Utilice sellos de torsión para tener advertencias visuales de cambios o manipulación del equipo.
• Utilice sellos de cables rotatorios, sellos plásticos indicativos, cinta de seguridad para dar información de acceso controlado a los componentes del tanque de combustible.
• Mantenga un registro de cuando se inspeccionan los tanques y sus componentes con documentación y fotografías de todo. Que tanto el supervisor como el conductor firmen los documentos.
• Programe el GPS del vehículo con los destinos autorizados. Ejemplos de destinos autorizados son paradas de entrega, parada para comer, gasolinera y paradas de descanso. Que el sistema de GPS envíe alertas cuando el camión se detenga en un lugar no autorizado o no se ha movido por un tiempo especifico.

Cualquier organización con un presupuesto de combustible es susceptible a robo de combustible. El robo de combustible es un crimen lucrativo y de bajo riesgo. El método más común de hurto de combustible es la sustracción, el cual puede hacer creer erróneamente a los administradores de flota causada por el bajo rendimiento del combustible. Completos extraños o alguno de sus empleados pueden cometer el crimen. Las empresas pueden reducir significativamente sus pérdidas de combustible al hacer el crimen inconveniente al utilizar aparatos anti-sifón, tapas que cierren con llave, sellos de seguridad y el estar vigilantes.

Mark Thomas Ford es el presidente de Sistemas Ford, S.A. una compañía que ofrece soluciones de seguridad y productos de control para las industrias bancarias y de logística. Para más información sobre este tema favor contactarnos a info@grupo-fsi.com o visítenos en www.sistemasford.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Necesitas Ayuda?
Hola en que podemos ayudarte